lunes, 12 de noviembre de 2007

Buscando el Santo Grial

Intrigante, polémico y entretenido. Algunas de los adjetivos aplicables a la interesante obra de Dan Brown “El Código Da Vinci”. Una novela policial, con una trama religiosa que logra atrapar a quién se aventura entre sus páginas. Tal vez liviana, literariamente hablando, aunque cumple su cometido ampliamente, entretiene, intriga y crea un espacio para discutir, para conjeturar. Si tiene un trasfondo de realidad, nunca lo sabremos, ya que por siempre permanecerá oculto.
Desde que lo leí, tuve la oportunidad de visitar dos veces esta maravillosa ciudad. Cada una de ellas no pude evitar acercarme por lo menos una vez en las noches a visitar las extrañas pirámides de cristal, aún más maravillosas por la noche de lo que son en el día.
Mientras recorría los espacios entre las pirámides, me fue imposible no evocar algunos pasajes del libro e intentar develar el misterio del Santo Grial. Debo reconocerlo, en ninguna de las oportunidades, pude encontrar la famosa pirámide invertida, para quien además vio la película, la escena final.
Datos Técnicos:
Apertura: f/3,5 - Tiempo: 1segundo (la falta de trípode ayudó a obtener una pirámide algo movida. Oooops!)- ISO: 400 - Distancia Focal: 18mm - Flash: No – Color: Normal – Compensación de la Exposición: +0,0

4 comentarios:

E1000luz dijo...

Yo leí el libro pero aún no ví la pelicula. Me gusto mucho, desde el punto de vista literario (aunque algunos los critiquen) Y aunque no tuve tu suerte de visitar en persona Paris, por mi carrera he estudido a fondo la ciudad y el museo entre otras cosas. Así que mientras lo leía, hacía ese viaje imaginario... Algún día llegare... Muy buena foto como siemmpre. BEsos

Camilo dijo...

Fuerza, fuerza Luz, ya legará! Lo que se busca se encuentra.
Vale la pena. Para mi, vaya donde vaya vale la pena. He tomado fotos extraordinarias y "de concurso" en lugares no más lejanos que 15 o 20 minutos de mi casa.
Gracias por visitar el blog.

amaliovilla dijo...

Me encantó el juego de diagonales y la atmósfera que crea la luz en la foto.

Si bien es cierto lo de "quien conoce su aldea conoce el mundo", viajar a lugares distintos nos abre la mente y nos hace tomar conciencia de lo amplio del mundo.

Para los que no podemos viajar tanto todavía, tus fotos de allá nos sirven de ventanas por donde mirar.

Camilo dijo...

Buen refrán, amalio! Y muy cierto. El problema es que la globalización ha borrado las fronteras, y por lo tanto, expandido nuestra aldea.
La gran diferencia es que nos llevará más tiempo recorrerla.
Gracias por pasar!